miércoles, 4 de noviembre de 2009

"... y el alma sólo es de Dios"

Lo divino y lo humano…y una línea que no sé si es cada vez más gruesa o más fina.
Si, al final, tenemos alma ( eso no lo sabemos, sólo lo creemos o no), como decía Calderón “el alma sólo es de Dios”… y tenga el Nombre que tenga, me atrevo a añadir yo ( mi Dios me perdone, si es que me tiene que perdonar).
Pero es que hoy me he sorprendido al leer una noticia. A saber. En un barrio, de una ciudad andaluza, se manifiestan para que no se edifique una Mezquita. Y seguro que no será la única en la que ocurra algo así, pero ahora me acuerdo de algunos de mis amigos que son musulmanes… buena gente, pero musulmanes.
Hoy, ser musulmán se ha convertido en una especie de estigma que te maldice si vives en medio de una sociedad que, mayoritariamente, no lo es. Creo que pagan justos por pecadores, aunque no me siento capaz de defender, sinceramente, a capa y espada, esta inmigración desordenada y descontrolada a la que tenemos que hacer frente.
Pero sinceramente, y procurando apartar de mi mente y mis perjuicios lo indeseable que la cultura musulmana nos ha “trágicamente regalado” en los últimos años, intento meterme en la piel de los que llegaron hasta estas tierras de manera menos furtiva y traidora, y no consigo que no me duela la intolerancia.
Lo siento por todo aquel que tenga motivos para lo contrario, yo debería, quizás, ser más solidaria, lo entiendo, pero me imagino en su tierra, extraña, y sin tener un lugar consagrado a mi oración (aunque en el fondo entiendo que no me hace falta un sitio concreto)…

10 comentarios:

arobos dijo...

A los musulmanes hay que respetarlos como a todos los seres humanos. Y pedirles que en los países de mayoría musulmana, traten a los extranjeros y a los que profesan otra religión, con ese mismo respeto.

maile dijo...

Me temo que ese razonamiento, a todas luces lógico, puede hasta resultar muy difícl hacerlo entender en algunos círculos y, no precisamente, de mayoria musulmana.
Pero tienes razón.

arobos dijo...

Cuando tengas nostalgia de Cádiz, en mi blog puedes ver una puesta de sol desde la Playa de Santa María del Mar. No te la pierdas. Saludos.

maile dijo...

Cariño, para mi desgracia sólo he estado en Cádiz una vez, dos días , pero suficiente para enamorarme del todo ya... y he prometido volver. Gracias por esas imágenes aunque hagan que me revuelva de la rabia de estar lejos, en la distancia y en el tiempo.

SOMMER dijo...

Estoy hasta las narices de xenófobos. Qué más da si eres musulman, cristiano, ortodoxo. Para mi, que soy ateo y para mi existencia no existen dioses, somos todos iguales. En derechos y en obligaciones.

Empecemos a ser tolerantes y a respetar al prójimo.

maile dijo...

Pues sí, Sommer, sí que deberíamos. Debería ser una práctica general en todo el mundo.

"SUPER" MENDO dijo...

Veo que has cambiado la foto de perfil. Mi instinto felino me dice que se te parece un poco, jajaja.

maile dijo...

Bueno... dicen que "dos que duermen en el mismo colchón...."
En serio... mi gato y yo no nos parecemos tanto, pero si que coincidimos en que cada uno tenemos nuestros momentos y nos los respetamos... el su aseo, yo mi ordenador. Por lo demás, el duerme mientras yo trabajo y quiere jugar cuando yo quiero dormir... je je... como cualquier matrimonio.

Dyhego dijo...

MAILE:
Comparto tu opinión. Hay que ser respetuoso con las creencias de los demás pero también hay que pedir reciprocidad. ¿Alguien puede decir si se puede construir una ermita en Marruecos, o en China, o en India?
Deberían construir templos polivalentes. Le das a un botoncito y chas se mueven los paneles giratorios y aparecen Vírgenes y Santos; chas, y aparece el mirhab; chas, y aparece un Buda; chas, y aparece la diosa Kali, y en ese plan.
Salu2

maile dijo...

Creo que haberlas... haylas, mi querido Don Dhyego, aunque en unas condiciones bastante precarias y excasamente defendidas por la Diplomacia Vaticana que ante una agresión, como buenos católicos, sólo recomienda aquello de "poner la otra mejilla" que se antepone a la reacción de los otros que, posiblemente,ante igual agresión, no sería una reacción tan comedida. Por esto es fácil arremeter contra quien sabes que no se va a defender.
Lo de la Polivalencia en los templos estaría bien (Cuando alguna vez he entrado en un centro de Oración que no era el mío, siempre mostré mis respetos a ese Dios ajeno), pero me temo que en cualquier caso seríamos de los que nos quedamos "para los últimos" con tal de no discutir.
Gracias por pasar por mi casa.