miércoles, 11 de noviembre de 2009

Hoy puede ser un gran día...

No soy demasiado habladora. Y no es que no me guste hablar, puedo ser una pesadilla que tomó la identidad de una cotorra, pero hace mucho… mucho, que me cuesta encontrar una conversación de la que formar parte dejándome llevar por la pasión que me provoque el tema.
Creo que llevo demasiado tiempo hablando solamente con mi gato.
Y no es algo ocasional, yo lo sé, en otras ocasiones me ha ocurrido. Pero cuando la vida se empeña en convencerte de que lo tuyo es vivir solo, llevándote de un muro a otro y obligándote a derribarlo, terminas por creer que la vida tiene razón. Y te esfuerzas por mantener esa “independencia”… porque es “lo tuyo”… aunque sea inconscientemente.
Y lo malo no es eso, lo malo es que lo consigues. Consigues no necesitar de nadie, consigues disfrutar de muchos momentos en los que hacer lo que te venga en gana sin el lastre de la preocupación. Si hoy no tienes deseos, fuerzas, alegría… sueño, hambre, salud… trabajo, dinero… no afecta a nadie más que a ti. Puede resultar hasta cómodo.
Lo peor es cuando eres tu quien necesita aquello que tu no te puedes dar, cuando hay parcelas de ti que no has de llenarlas tu y quedan vacías.
Hoy creo que la soledad, voluntaria u obligada, te hace pagar un precio muy alto.
Creo que hoy no ha sido un buen día.

7 comentarios:

Le Mosquito dijo...

Consigues no necesitar de nadie

Un espejismo, una ilusión o pesadilla, según se mire, y justo por los razonamientos con que concluyes tu escrito.

Achuchón gatuno.
Cómo echo de menos a mis gatitos...
:(

maile dijo...

Pues si, es según el momento o la hora del día. Y es que hay días muy largos en los que te da tiempo, incluso, a ser consciente de esa soledad. Y entonces no compensa.
Gracias por tu achuchón.

SOMMER dijo...

La soledad sólo es buena cuando es deseada.
Abrazos

maile dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
maile dijo...

La mía fue encontrada, cielo. Me acostumbré a ella e inlcuso he luchado, y perdido algunas cosas en el camino, por ella. Y hay momentos en los que no sé si me merece la pena.
Gracias de corazón, sommer.

El otro dijo...

Yo tiendo a la soledad, en la mayoría de los casos deseada, sin embargo en determinados momentos añoro el amigo maraviloso, donde las palabras danzen fuego en el alma.
Me siento muy identificado con tu entrada.

maile dijo...

Bienvenido a esta tu casa el otro. Ahora bien... ¿ eres tú o el mini tú?... Da igual... yo tambien visité tu castillo, aunque no todos los rincones de tu casa. Pero lo que ví, me gustó. Creo que me quedaré. ¿Me haces un sitio?
Siento que te sintieras identificado con esta entrada, eso significa que no eres féliz y, egoistamente, no puedo evitar alegrarme de no ser la única, aunque no sirva de mucho, ¿verdad?. Nunca sirve.
"Palabras que dancen fuego en el alma". Hermosa cualidad para un amigo. Si necesitas uno alguna vez, búscame. Se puede intentar.
Gracias por venir.