martes, 31 de enero de 2012

Sensaciones


No me lleves aun al lecho.
Acércate y regalémonos toda la ternura
que nuestros brazos sean capaces de dar.
Coloca una mano en mi hombro
que yo descansaré la mía en tu cintura.
Abre tu pecho para que pueda inclinar
mi cabeza sobre tu corazón…
que sea tu regazo melodía en la que confíe,
donde todo tenga sentido sin merecerte siquiera.
Sin poner ni fecha ni hora,
encontrando nuestras huellas,
deteniendo la mirada en las caricias hasta caer rendidos.
Méceme entre la ilusión y la fortaleza de los suspiros
que llenan de color el silencio de mi realidad.
Llégame con el lenguaje del alma,
como un último suspiro,
sin distancias que hieran en noches azules,
saboreando en un segundo
la eternidad de una sensación
construida por un deseo y pieles que respiran
viviendo cada suspiro que atrapa un instante.
Lujurias de noche,
caricias en silencio,
vuelos del alma,
sensaciones de esperanza,
y un tiempo que se detiene.

sábado, 28 de enero de 2012

Silencio...

Mira el silencio.. te habla... entre las sombras de la luz... ¿lo oyes?
Te envuelve y te roza... cierra los ojos y podrás sentir como toca tu mejilla, como la caricia que regala el dorso de la tímida mano del amante secreto que sólo se deja ver cuando te encuentra a solas.. jardín del que dos sois los dueños... narciso, jazmín, flor de lino que madura su fruto recorriendo el tallo erguido hasta la oscuridad de tus raices.
Ladrón de toda fertilidad que te hipnotiza y te vacia... te desviste y contempla dese la sublime expresión de lo único, con el rostro absorto en aquello que toma sin ser propio...

martes, 24 de enero de 2012

Llegaré...

Legaré hasta ti cuando el frio del invierno haya helado cualquier atisbo de calidez en tu alma.
Llegaré hasta ti cuando los muros, engrosados a cada paso, se hayan convertido en la línea que derrota al gerrero más aguerrido.
Llegaré hasta ti cuando tus ojos ya no perciban mucho más allá de la última lágrima que aún tuviera fuerza para dejarse caer.
Llegaré hasta ti en el centro de un remolino de miedo y ruegos para no perder la razón.
Llegaré hasta ti cuando la fuerza de tus manos no sea más que un difuso recuerdo.
Llegaré y me sentaré a tu lado. Seré tu calor, tu lágrima y la única fuerza que impedirá que el último aliento te lleve de mi para siempre.

sábado, 7 de enero de 2012

...de verdad... pero no sonó el "click"...


Frente a ese cosquilleo, semejante al que a los quince años sentimos cuando notamos que el chico que nos gusta nos mira desde el otro lado de la clase, igual al que nos recorría el cuerpo ante la incertidumbre de nuestra primera cita, cercano al de esos cinco minutos antes de aquella entrevista de trabajo que tanto habíamos esperado, o a la entrega de las notas de fin de curso… frente a esto se sentó, casi como una sorpresa fatalmente esperada, la frialdad de la madurez, la sensatez de los años y, posiblemente, el egoísmo de la soledad.

Nada pude hacer, más que tomar la decisión de que mi obligación era seguir esperando que ese “click” que marca el principio, sonara algún día. No perder las esperanzas era necesario haciendo verdad el refrán que más de una vez evitó que un punto no fuese final sino aparte.

No pude decir que hubiera más decepción que aquella de la que yo misma era la fuente, esa que no me permitía sino poner trabas a todo lo que comenzaba, esa a la que no le importaban ni defectos ni virtudes pero que aún no encontró el resorte que la hiciera desaparecer, la que impedía y no elegía a nadie como voluntario para elevar el fondo hasta una altura que fuese accesible.

Las palabras no perdieron su magia y las caricias seguían siendo necesarias… los susurros permanecían atentos, los alientos se adormilaban bajo la almohada y el aire presumía de aromas conocidos… entonces ¿Qué fue lo que no ocurrió? ¿Qué no fue distinto? ¿Qué…?.

Amaneció igual que cualquier otro día. Lo intenté pero nada había cambiado, ni siquiera yo, y mostrar calidez sólo sería un ensayo más en una obra que aún no tenía diálogos.

En algún momento habrá un “click”.

miércoles, 28 de diciembre de 2011

Una historia de verdad II

- Toc…toc.. se puede? Caballero, buenos días.

- Buenos días, mi señora. Vos, mi cielo, como estais?

- A estas horas ya cansada, Me levante a las ocho y he hecho un montón de cosas.

- Poco duermes mi amada

- Que va, me gusta mas que nada, la cama… pero me resisto a estar mucho en ella

- Y conmigo?

- Con vos? Eso son palabras mayores y aun ni nos hemos visto. Y si no nos gustamos en directo y a lo vivo?

- Y por que no?

- Todo puede suceder… por ahora me conformo sólo con veros, señor… se me fue la olla, perdón… que he vuelto a retomar lo de hablar en ripios rimados.

- Si… ya vi… pero perder la olla no es malo…

- Cambié el chip… además es divertido, buscar la rima y el ripio. Me sale ya de corrido y no se si querer evitarlo.

- Eso es verdad, pero cuesta… Claro, es que es devoción.

- Lo dejamos, mi señor? Este lenguaje me agota

- Como deseéis, mi señora, pero sois la causa de mi desvelo. Os llevo en el alma, señora.

- No os riais, truhan, que esto es juego complicado, y puede no haber en el alma espacio.

- El espacio se crea si asi lo sentenciais, mi dama

- A empujones, si es preciso, que la vida nos los pone donde menos los esperas.

- Pardiez, señora, no os aflijáis! Sois presa de amor sostenido?

- No me aflijo, me aturrullo. Son muchas las sensaciones que llegan, y me apabullo

- Sé de algo que rima con eso.. perdonad que ose reir

- Si.. dialogo de besugos… y reíros si os place, que la risa puede ser, el mejor de los arrullos.

- Pues tened carcajada a raudales…

- Pues yo me reiré también, vive Dios que me hace falta

- Reíros, pues asi… con sorna y alegría. Yaceréis pues en mis brazos, señora?

- Es pregunta o afirmación?

- Cautiva de la pasión, espero sea elección. Os lo ruego, compasión. Y mi gozo, no habrá de caer en pozo

- Elegiré pues si queréis, mas el pozo esta seco, señor… cuidado con la cabeza u os haréis un chichón.

- Os lo llenaré con lágrimas de jocosa risa

- No es escéptica, señor?… o es que suena así la risa?

- No hay problema mientras no sea antiséptica. O mejor el de Fierabrás.

- Le pondremos mercromina, que no hay antiséptico mejor. El de Fierabrás no, que pica, y no se si a Don Quijote quedará mas.

- Pero en estos pagos es lo que hay, le rogaremos una onza… vos sois experta en masajes…

- Por favor… dejadlo ya… es que me estais azorando y para eso aún es temprano

- Una pasión matutina?

- Por Dios, no! Que sólo ha un dia que hablamos y os vuela la imaginación.

- No seais enjuiciadora que los caminos del amor nadie conoce

- Demasiado deprisa vamos y no es amor lo que nos une.. que por ahora solo deseo es lo que el amor presume y no quisiera perderme que, como a un tal Dinio... también el día me confunde

- El deseo precede al amor… escuchad vuestro corazón

- Pues no lo sé, mi señor, que por mi nunca llevó ese orden.

- Escuchad vuestros deseos aunque estén demasiado escondidos

- No hacedlo vos, por piedad

- Sacadlos a flote señora, que pueden dar a llenar cualquier bote. Mejor bajel.. dejaos llevar…

- Y trasatlántico si quiere... miedo me dais señor.

- Pues no temais mi señora. Decidme, bien amada, que pensais? Que sólo os cautivare a vos, que os robare el corazón, pues vos ya teneis el mio, a buen recuado guardado.

- Tan seguro de ello estais?

- Vos me leeis? Entonces sabréis que os quiero

- Es que tanta dedicación sólo la veo en sueñós…

- Si.. son sueños… Y los sueños.. sueños son… Sueños de los que somos dueños

- Dueños de sentimientos?... y quién lo es, mi señor?

- Vos, mi señora, lo sois. Mas yo también, solo con veros, y quien a un amor porfía, sueña pasión cada día, si sabe que es verdadero… no necesitais hechicero…

- Eso no lo sé señor, son cosas que da la vida, que veo lo que va viniendo y, sin necesitar hechicero, no se si vuestro corazón os sigue en este entuerto…

- No penséis asi. Mi corazón es verdadero.. no penséis que os llevo al huerto, que en esta misión o desatino quiero llegar a buen puerto..

- Al menos no naufragar, lejos de la costa quiero… es que no se nadar y ahogarme no quiero

- Pues dejaos.. solo es volar

- No me llevéis muy alto, que no se si me mareo

- Y yo me propongo dejar, vuestro corazón como nuevo

- Difícil tarea señor… necesario es vuestro empeño. Aunque puede durar caballero lo que os dure un momento

- Pudiera ser un momento, mas no espero oir lamento

- Pues os espero. Largo me parecerá el tiempo.

- Despedirme de vos es un trauma. Dejad el balcón abierto

- Lo dejaré si ello os place, mas no aseguro la hora, pues no se ni cuando salgo ni entro

- Asi se hará… hasta que vos queráis, que os lo demando y lo os lo sello

- Y yo lo firmo

- Estaré con vos si es ese vuestro deseo, pues como decís “a lo dicho, pecho”… que Dios os guarde, mi señora, podeis darlo por hecho.

- Rimas son que nos separan. Que El os guarde, caballero que yo por vos soñaré… por los dos…

- Sois causa de mi contento. Tened imaginación, soñad con el corazón y tened la fe bien alta, que yo os amo mi señora

- Si el corazón se dedica a soñar, por la espada y por sorpresa puede dejarse matar

- Dejaos llevar.. la razón no ha de ser esa… No persigáis el desdén con furia y saña. Luego Dios nos dirá

- Que no es desdén… que es miedo. Eso espero.. no lo sé. Difícil es la batalla.

- Pues os regalo un beso…mejor amor y besos que nada.

martes, 20 de diciembre de 2011

Un paréntesis en el camino y una historia de verdad (aunque no lo parezca)

Verán ustedes. No podía dejar de contarlo aunque sólo fuera por lo especial y raro, que hoy en día es difícil encontrar quien hable de esta manera.

Hace tiempo me inscribí en una de esas páginas de contactos sólo por divertirme y ver en qué consistían. Después de olvidarme de ello he recibido un correo, curioso cuando menos, y que he querido continuar hasta ver a donde llega. Ruego paciencia que es largo, y ya contaré el resto si es que algún dia llega.



- EL……..Hola, que tal? Os envio cordial saludo por si acaso le apetece intercambiar algún correo que otro. Una respuesta suya sería bienvenida, siempre que fuera afirmativa… es cierto, me agradaría… Hasta pronto mi señora.

- YO..… Bien caballero, cuando quiera, si ando por aquí, no dude usted en llamar, será un placer… os apremio.

- EL….. de acuerdo pues, que si fuese afortunado en coincidir, sin dilación solicito su atención y poder entablar conversación siendo el placer solo mio.


(Es normal que ante estos correos sea mi curiosidad la que torne acuerdo.)


- YO……Es que no nos ponemos de acuerdo, por el amor de Dios, que no quiero ver en esto una sucesión de correos, demasiado impersonal, si no es para hablar de seguido. Mis saludos, caballero.

- EL…… coincido en el comentario, “no nos ponemos de acuerdo”. Si lo considera conveniente propondría intercambiar direcciones de correo, lugar mas idóneo y digno, para hablar… mejor secreto. Espero acepte mi sueño.

- YO…… Podría ser que no nos llevara mucho mas alla de donde estamos pero todo sea por llevarle la contraria a los horarios que a los dos nos tienen locos como a raton y l gato. Supongo que de ir tanto el cántaro hasta la fuente, en alguna ocasión se romperá y no ha tenido mala idea… aunque somos capaces de no coincidir, yo si acepto… será un reto. Mis saludos caballero.

- EL…… Es un grato honor para el que suscribe recibir los datos de su correo, su confianza depositada, me obliga a correspondes con mis datos.. son secretos……… no dude en dejar alguna frase jocosa, o informar sin conexión en el fatídico caso de no hacernos coincidir con los malditos horarios. No sucumba a los esfuerzos por enriquecernos en el dialogo que, menos protocolario, y en confianza le permito a mi interés denodado, por conocer su desparpajo en exquisitas formas de expresión, que hacen que sea un placer contarla entre mis contactos… a sus pies.

- YO…… aunque pareciera escogido de entre los textos de Celestina, este protocolario lenguaje, del que andamos haciendo gala, me es mucho mas agradable que las expresiones malsonantes que se oyen hoy en dia. Aunque, le daré una vuelta mas a la tuerca… ¡vive Dios! que no es normalmente la mia. Gracias por corresponder con su correo… no esperaba menos de un caballero… y por sus elogios que, pudiendo resultar excesivos, no dejaron, cuando menos, de engordar mi vanidad y, al final consiguieron me sonrojar. Sera un placer ser incluida entre sus contactos, caballero.

- EL……. Citais a la Celestina, mas debe ser placentero convertir aqueste caballero en Calixto y asi mismo poder vos ser mi Melibea, ignorando paradero de semejante alcahueta. No temais… que en tal caso solicitaría servicio a Maese Paco Lobatón, experto en deshacer entuertos que, señora mia, la exquisitez y cuidado en vuestros escritos serán correspondidos tal como demanda ¡pardiez! Que semejantes expresiones enervan el alma… os presento mis respetos, mi señora, y rindo fiel pleitesía a los encantos vuestros y, voto a brios, que es vuestra lozania digna de vuestra inteligencia. A vuestros pies, mi señora.

- YO…… Por Dios caballero que, de seguir así, ni maese Pedro ni la alcahueta Celestina habrán de tener trabajo… que no es exquisitez lo que guardan mis escritos, sino curiosidad… que no es envenenar ni enervar el fin de mis cuitas… que si vuestro placer os lleva a apelar a Brios, el mio pudiera llevarme a caer rendida y encontraros a mis pies sin ser merecedora de tamaña gallardía… que no es lozanía ni juventud lo que conservo para ser de aquesta manera agasajada… que no esperaba pleitesía, pero me halaga… y que si esto se prolonga en demasía, podría al Tenorio robar el papel de Ines enamorada… Que Dios os guarde, mi señor.

- EL…… Vuestra fijeza y adoración me abruman. Mi señora sabed que si vos claudicais, sintiendoos del deseo presa, corresponderé debidamente. Mas sois dama de alta alcurnia y si osais conceder vuestros favores os hare probar las mieles… no quedareis agraviada. Aqueste caballero sabrá cortejaros, si bien de Tenorio me viene a la testa ciero paladin, bardo de las tierras de Sevilla, que con sus jogogeos caen por todas las tierras, las doncellas, a sus pies rendidas. Mas no preocuparos, que si ese bribon no he de ser, si que os arrullare para que caigáis en mis brazos, y si hubiese algún osado que asaltara vuestra hacienda, para libraros del fastidio mi espada queda, que velaré, y a vuestro servicio rendida queda. Mis respetos, señora mía.

- YO…… Ni fijeza, ni adoración, caballero, que para fijar ya he de fijar la vista y para adorar… bueno, para adorar ya me quedan otras deudas. No os abruméis señor…. Ni me imaginéis presa de las pasiones que ya camino pie en tierra… que no soy de alta alcurnia sino de alta edad y mis únicos favores son los que espero que aun me de la vida… aunque ante tamaños ofrecimientos, seguro que no habrá dama que se os resista y mas agraciada que yo. Que no conozco a vuestro Tenorio, que el que yo conozco es Juan, y aunque también truhan de Sevilla, supo enamorar a Ines sin trinos ni gorgojeos… que doncella ya no soy, aunque anhelos de ser enamorada tengo, si… pero ni apuestas ni retos quiero, que para esto ya tuve sobrado tiempo…. Que si mi ser ha de rendirse no ha de ser ante una espada, que ha de ser ante aquel que sepa agotar mi aliento, que ya de ímpetu adolece, de capricho y atrevimiento. Mas mientras esto no llega me quedo con el cortejo, que bien pudiera llevarnos a coincidir en un correo, a horas intespestivas ya que no llegamos a acuerdo, pero que evitará usemos de semejante florilegio que, aun siendo de mi agrado, me deja sin desparpajo para seguir escribiendo, me tiene la cabeza loca y agotado el ingenio. Decidme a qué horas pues os asomais a aquesta ventana, que ya haré yo por llegar a cita o a quedada. Mas si quereis prorrogar en este tono la plática avisadme, por piedad, que consulte mi caudal de términos dieciochescos. Sus respetos me los quedo a cambio de mis afectos.

- EL…… Pareceis azorada, mi dama bella. No os aflijáis, por Dios, por tan infructuosa empresa de cruzar palabra alguna a través de ventana aquesta. Perseverad en el empeño que yo de horarios no dispongo… lamento tal infortunio, pero decidme por favor cuando vos os acercais a tan mágica vidriera. Haced lo que os propongo y acudiré con presteza y que mal rayo me parta si es que no consigo verla, que sereis recompensada quiera el cielo o no quiera.

YO…… Que no, mi señor, que no.. . que ni me azoro ni desconsuelo, que la vida hizo estragos y ya ni confío ni confieso, que pudiera confesar que cedo ante el ímpetu y el ingenio. Que me explayo y me abandono, que deposito y entrego… que no es eso lo que quiero si no es querido por dos y dudo que sea cierto. Que no es empeño señor, ni ansiedad ni duelo, que para inflamar una llama dentro de un corazón muerto ha de ponerse pasión, constancia y deseo, y aunque tiempo no me sobra, vieja no soy y prisa no tengo. No soy de las que se rinde ante el primer contratiempo. Perded cuidado señor y buscad vuestro contento que puede ser que tanto entusiasmo tornara en bostezo y todo este lisonjeo no haya servido más que para encandilamiento. Después de rayar el alba a abrir mi ventana vengo, a poco después de las nonas, salvo mañana que al sol supero para retomar mi afecto pasada la hora en la que prefieren faena los toreros… que mis estudios me obligan a mantener mi ventana abierta. Que por las tardes trabajo, y por la mañana en aprender me esmero. De lo contrario señor, si he de quedar con vos, márqueme usted la hora e intentaré estar, aquí, yo. Por cierto, mi nombre es Lola, si preferíis Mariló… elegiid pues mi señor como queréis llamadme. Andaré ojo avizor e intentaré no equivocarme.



Ya os contaré si hay mas, que esto promete, ser cuando menos seductor y emocionante.