domingo, 26 de julio de 2009

Soledad

Me cuesta trabajo escribir. Parece mentira.
He llegado del trabajo con las manos tan hinchadas que no he sido capaz de abrir ni una lata de cerveza... ¡ con las ganas que tenía, aunque fuese sin alcohol !
El único que me recibió fué el gato, con ansias de cariños y carantoñas, pidiendo una caricia después de medio día de ausencia. Pobrecito.
Ayer murió alguien muy querido. Alguien con quien no conversé más de tres días, pero que me dejó una huella que no podré olvidar por su bondad, humanidad y amor y que dejó de hablarme porque fuí sincera, infinitamente sincera, y él no lo esperaba. En el trabajo han insinuado que mi esfuerzo sólo era por fastidiar, cuando cotizo cuatro horas, cobro cuatro horas, y trabajo las que hagan falta. Mi pareja no es pareja sino sólo un compromiso que contraje en un momento de mi vida y que ahora no me saca de ningún apuro, ni siquiera de este. Y mi familia esta lejos, muy lejos.
Me siento sola.
La soledad fue mi elección, vivir sola... pero no tener con quien no poder desahogarme de un mal día... eso no fué mi elección. Hice todo lo que estuvo en mi mano para que esto no ocurriese y he fracasado. Nunca quise cargar a nadie con mis problemas y hoy, que lo necesito, no encuentro con quien. todo el mundo esta demasiado ocupado con sus propios asuntos.
La soledad es un problema difícil de compartir porque nadie la quiere. Todos la sufrimos aunque ninguno la buscamos.
Hoy me pesa.

4 comentarios:

A.R.O. dijo...

El blog ayuda a estar menos solo/a

"SUPER" MENDO dijo...

Para mí, es habitual estar solo.

Hace muchos años que vivo solo, pero no es lo mismo estar solo que sentirse solo.

A vivir solo te acostumbras, pero sentirse solo, eso es más duro, puede pasarte incluso estando rodeado de gente.

Si toda tu gente (familia y amigos), no te entiende por pensar distinto a ellos, o por ser diferente, entonces llegarás a sentirte sola, sí que tienes que buscar nuevas amistades que sean y piesen como tú.

En un blog eso es fácil de conseguir, si pones entradas de tus aficiones, pues hay mucha gente a la que le gusta lo mismo que a tí.

Saludos.

maile dijo...

Siempre he sido mejor prestando ayuda que en pedirla. Y cuando entiendo que la ayuda que sólo puedo solicitar es la del "escuchame", porque siempre considero, o sé, que los problemas ajenos son mayores que los mios, me cuesta pedirlo.
Creo que es un problema de... no sé cómo llamarlo, pero es un verdadero incordio.
Para mi, ahora, es algo nuevo. Estaré perdiendo facultades.

"SUPER" MENDO dijo...

Eso de pedir ayuda, la verdad es que cuesta bastante.

Hay tres frases que cuesta mucho decir a los demás:
-TE QUIERO,
-PERDÓNAME, y
-AYÚDAME

Tal vez sea porque decir esto nos haga vulnerables a los ojos de los demás, y tememos que nos rechacen, o se rían de nuestros sentimientos.

Yo por ejemplo siempre ayudo a todo el mundo, incluso a gente que no conozco:

A buscar piso, a buscar trabajo, a que dos hermanos se vuelvan a hablar, a que alguien le declare su amor a la persona amada.

Pero a mí sólo me han ayudado en pocas ocasiones, y ha sido algún amigo-a de toda la vida, o alguien de mi familia, pero nunca conocidos.

Ahora realmente necesito ayuda, pues llevo 10 meses parado, y no encuentro nada, y eso que vivo en Benidorm, y estamos en verano.

Chao.

Saludos.