miércoles, 30 de diciembre de 2009

Borrón y cuenta nueva

Llega el último día del año.
Se dispara la nostalgia de algunos, los recuerdos de otros, las ansias de vivir en un solo día lo que no se ha vivido en un año… prisas por hacer balances y buscar nuevas metas.
Dar el primer paso con el pie derecho, echar un puñado de lentejas en tus bolsillos, vestir ropa interior roja, amarilla o verde según lo que desees, velas doradas para atraer el dinero, roja para el amor, azul para cambiar de trabajo, darse un baño con sal o pétalos de rosa… infinidad de cosas… lo de las doce uvas o lo de meter un anillo dentro de la bebida es de lo más normalito.
Hay quien decide recibir el nuevo año en un gran hotel, hoy con spa, o en la mejor de las discotecas. O quienes se alquilan una casita en el campo y, al calor de la chimenea, junto a familia o amigos, se lo pasan pipa entre papelillos y cava o se terminan tragando el “especial Nochevieja” de cualquier emisora de televisión, con la tranquilidad de no tener que volver esa noche en coche a casa.
También los hay que se lanzan a la calle, chicos con traje y pajarita (que después de las doce desaparece) y chicas con tan mínimos trajes que parecieran cinturones anchos, pero que terminan, botella en mano, haciendo el “jili” y dando la nota.
Con la dichosa crisis, este año, habrá más de los que se quedan en casita, que reciben el año cerquita de la estufa y en babuchas, y que media hora antes de las doce se empeñarán en pelar las uvas.
También los habrá quienes tomen de cena una lata de judías y brinden con cola para encamarse de inmediato porque la peli es la misma del año anterior.
También …los que están solos, los que quieren estar solos, los que tienen que trabajar esa noche de guarda en el aparcamiento de unos grandes almacenes o en el servicio de urgencias de un hospital y , por desgracia, están los que no tienen casa o los que no tienen cena.
Pero todos, todos, esperan (esperamos), que en el último minuto del año nos sea concedido un deseo ante la ilusión de que se hará realidad en los próximos doce meses.
Será el día del “borrón y cuenta nueva”.

14 comentarios:

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Feliz Año.

Rosna dijo...

Y hay quienes nos vamos a la playa a esperar el amanecer ... bueno a pesar de la nieve , brrrrr .... sin mirar atrás .
Buen comienzo en el primer día del 2010 ,y los restantes 364 días le sean auspiciosos para usted y su familia !!!
Un saludo y copitos de nieve desde la isla hasta la Hispania .
Rosna

Anónimo dijo...

Que te lo pases chachi, que significa súper bieeeeennn con tu familia, tus amigos o quienes sean. da igual. No estar solo ya es un tesoro. No en este día, en cualquiera.

Saludetes.

arobos dijo...

De todo eso hay en esta noche especial. Feliz año.

Dyhego dijo...

feliz año, Maile, y tienes razón, el pasado, pasado está.

Juanma dijo...

Feliz 2010 y muchos...bueno, no,...muchísimos besos.

maile dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Er Tato dijo...

Feliz 2010, querida Maile, para ti y los tuyos.

Una manojo de besos

maile dijo...

Mi señor JAVIER, sigue siendo un honor.
Ya le dí una copia de mis deseos, para usted, en su blog, y son de lo mejor que tengo.
Gracias por las lecturas que me regaló y por las que me regalará.
Que sea usted muy feliz este año, y los que vengan.

Besos... muchos besos, y mirándole a los ojos.

---------


ROSNA, mi cielo, a estas horas ya habrás visto el nuevo año, lo habrás estrenado antes que nosotros en estas tierras, supongo (porque lo de los meridianos no me quedó nunca claro).
Que ese sol hermoso, que te regalará el primer día del resto de tu vida, sea siempre el que te ilumine y nos haga no estar tan lejos.

Muchos besos cercanos.

----------

Qué Dios te oiga ANONIM@, qué Dios te oiga.

Gracias y lo mismo para ti, aunque no sepa quién eres.

-----------

Nunca entendí por qué era especial, mi querido ARO... pero siempre intenté que lo fuera.
Que sea este año para usted una prolongación de esta noche, prométame ser feliz y hacerme feliz a mí con sus fotos, sus recuerdos y sus escritos.

Muchos besos cargados de buenos deseos.

------------

Amigo Dyhego... ¿qué decirle a usted que siempre es el primero al que visito porque es capaz de arrancarme una sonrisa? Dice que no es poeta... pero hace poesía de cualquier insignificante hecho.
Que sea usted feliz junto a los suyos este año, y los que le siguan.

Besos, abrazos y mucha gratitud desde aquí.

-------------

No he llegado hace mucho a tu casa, mi querido JUANMA... aún no se si lo tuyo es literatura o es tu alma. En cualquier caso son adorables y tus palabras tiernas. Me gustas.
Que este año sea el primero de una larga lista de años buenos.

Besos desde mi casa y mi corazón.

-----------


Vaya... "er Tato" por aquí...
Caballero, me alegro de verle (más que nada porque sólo hubo, de mi parte, un comentario en su blog... algunos más habrá, seguro... pero, como dirían antes ¡ Vive Dios ! que no le esperaba).
Agradezco su deferencia.
Que tenga usted un año inolvidable, por lo bueno claro.

Felicitaciones comedidas (pero de corazón), que aún no hay confianza.


FELIZ ENTRADA DE AÑO A TODOS, porque lo del resto del año ni los buenos deseos lo pueden garantizar... una lástima.


P.D. Se me quedó uno fuera, que llegó por los pelos, y tuve que borrar la entrada para poder incluirlo. Cosas mías.

Mery Larrinua dijo...

F E L I Z 2010 ! ! ! ! !

ana dijo...

Muchas gracias Maile! Que tengas un feliz y venturoso 2010 con los tuyos. Besos mil desde Zaragoza

claudia dijo...

querida maile, q tengas un hermoso año, q sea tal como lo sueñes...

y si ya te desee feliz año, es q debo tener un poco de sidra de mas, jajaja

bueno, abrazos!!

Octavio dijo...

Los últimos segundos, la(s) última(s) uva(s)... y los nuevos deseos. Ojalá se nos cumplan. Feliz año, aunque con retraso, amiga Maile. Ahora mismo me tomo una cruzcampo y me echo un cigarrito a tu salud.
Besos.

maile dijo...

MERY, igualmente para usted.
Hermoso blog el suyo.


ANA, me alegra verte. Sé que con tus chic@s andas muy ocupara. Cómetelos ahora que puedes, que luego no se dejan. Y a ver cuándo los vemos una fotito.


Mi niña CLAUIA... no te preocupes por la sidra, es digestiva y, mira tú por donde, nos hace estar más cerquita.


Mi querido señor Octavio... la mia hoy ¡ va por usted !