domingo, 20 de septiembre de 2009

La Catedral

Desde La Caleta, y siguiendo las murallas por la Avenida Campo del Sur, con unas vistas realmente impresionantes, llegas hasta la Catedral. Y mientras caminas recuerdas aquel coro de Julio Pardo, allá por el 2005, "por los bloques" en el que el tipo era el de gatos callejeros vestidos de forma humana...
"Un gato que hace sus deseos realidad, un gato que quiere ser sólo de Cai na más... Todo lo que tiras por los bloques para este gato es un disloque... Lo que para ti es basura, aquí servirá... Lo que tú no quieras, este gato recupera..."
Y si... esos son... grandes bloques de hormigón que pareciera salvaguardaran las murallas de los envites del mar y que llegan hasta Puerta Tierra. Más allá queda la Cadiz moderna con sus grandes edificios, grandes superficies y grandes hoteles.

Mientras caminas no sabes hacia dónde mirar... si hacía el mar... si hacía las edificaciones (curiosas porque las casas tienen sus fachadas pintadas cada una de un color...




... u observar como esa cúpula dorada de la Catedral cada vez está más cerca.








No soy muy buena haciendo fotografías, y eso si las hago porque, a base de mirar y mirar, se me olvida que llevo la cámara y ni la saco... ni con el móvil, que siempre está más a mano, se me ocurre hacer alguna. O eso o hago las que hace todo el mundo y desde los mismos lugares.
Por ejemplo, quería hacer una foto de la fachada entera y no pude, no por nada, sino porque en esa plaza tan bonita a la que da la entrada principal de la Catedral, no sé a quien se le habrá ocurrido colocar dos carpas enormes ( una es una pista de baloncesto y otra, de la rabia, ni miré lo qué era) que sólamente salvan las terrazas de los bares porque entre ellas y la escalinata apenas han dejado un metro para poder pasar.
Quedaba entrar y me encuentro como en casi todas las Catedrales de España, supongo, con un pequeño mostrador y a un señor que te recibe en voz tan baja que no sabes qué contestarle aunque si que sabes que lo que te dice es que tienes que pagar para entrar. Vamos que, a no ser que sea la hora de los Oficios, la casa de Dios es del Ayuntamiento y este te cobra. No le envidio la tarea al señor del mostrador si tiene que explicar esto a todo el que llega.
El caso es que con la Catedral tambien se incluye la visita a la Cripta y al Museo. Si quieres visitar la primera son 3 € y si quieres visitar los dos, pues 5 €, que para ver sólo la Catedral tenía que esperar hasta las siete, la hora de la Misa, y entonces era gratis. Pero estaba en Cádiz y ese señor es gaditano, y cuando le dije que no tenía ningún interés por entrar a ninguno de los dos sitios y que era un fastidio, ya que estaba allí, tener que esperar dos horas más, me pregunta "¿vienes sola?". Si, contesto. "En ese caso, si es que vienes sola y no se lo dices a nadie, puedes pasar". Simpático el caballero.
Podía oir el eco de mis pisadas cuando, lo que supuse era el Coro de la Catedral, comenzaba su ensayo y, si ya sobrecoje una Catedral vacía pues con música de fondo aún más. Vamos que lo de sacar la cámara y hacer fotos a diestro y siniestro, encima, se me puso cuesta arriba.

4 comentarios:

arobos dijo...

Lo más bonito de Cádiz es la puesta de sol desde La Caleta o desde la playa Santa María del Mar. Hace unos días tuve ocasión de hacerle a esa puesta de sol más de cien fotos. Algún día pondré algunas en mi blog.

maile dijo...

Cariño... en Cadiz, si sabes verla con los ojos de la ilusión y del cariño, todo es hermoso. Incluso, a esas calles que no pueden ver la puesta de sol, les da un color y un calor especial que las hace entrañables.
... y espero esas fotos que a mi se me olvidó sacar la dichosa cámara.

"SUPER" MENDO dijo...

Pues yo nunca he estado en la famosa Tacita de Plata, pero sí en Algeciras, en la feria, el 22 de junio de 1996, y había muchos caballos, cosa que me encanta, y los ataban a la puerta de los bares como en las películas del Western. Lo malo de ese día es que perdimos en la eurocopa de fútbol en los penalties contra Inglaterra.
Eso sí, ví a unas andaluzas engalanadas en faralaes, y son las mujeres más bonitas que he visto en mi vida. Recuerdo también las tapas gratis de los bares, eso era pescaíto recién pescado, sí señor.
Me faltó probar un espetón de sardinas, pero eso creo que es mejor degustarlo en Málaga.

maile dijo...

Ay, Pedro, cariño.... no sé si conoces Andalucía, pero si no es así te estas perdiendo el paraiso en la tierra ( sin despreciar al resto, eh ??), pero es que esta tierra tiene algo especial, se llame como se llame, que te roba el "sentío" y el alma y cada rincón te ofrece todo aquello que necesitas. Yo soy andaluza por devoción y convicción... llevo aquí... ni te lo digo...mucho... pero se llame como se llame, a mi ya no me sacan de Despeñaperros parriba ni de coña... y no todo son faralaes,. ni feria, ni espetos de sardinas ( que por otro lado estan de muerte en Málaga... si vienes me avisas y nos comemos uno)... Pero es que esta tierra ( Tierra de María Santísima, y de infinidad de cosas más... )...es la leche chiquillo... que los de fuera, cuando vienen, quieren volver y los que estaqmos aqui no nos queremos ir...
¿ Amor de madre ????? Po vale. Si.