sábado, 2 de octubre de 2010


Hay ocasiones en los que duele tanto la soledad
que hasta los desconocidos son ausencias.

27 comentarios:

Er Tato dijo...

Tremenda la frase, maile. Imposible imaginarse una soledad más absoluta.

Besos

María dijo...

Una frase que define muy bien esta tarde de sábado.

Besos

Alfredo dijo...

¿Y para que nos tienes a los que te seguimos?

Alfredo dijo...

Por cierto, te envié un comentario a "la linea de tu contorno" y no lo ví. ¿Me censuras? ¿O soy un manazas y no lo hice bien?

Fernando dijo...

Sólo comentarte que me ha entristecido mucho ese pensamiento. Hay veces, es verdad, que nos sentimos tan aislados e incomprendidos quen hasta añoramos a los desconocidos. Un saludo cordial.

El Ser Bohemio dijo...

La verdad me ha pasado y es feo. Uno se mete dentro de uno y no deja que nadie lo ayude. La soledad es buena o mala según como la tratamos. beoso y fuerzas

http://el-ser-bohemio.blogspot.com/

su dijo...

Qué razón tienes...

Un beso guapa.

Lola dijo...

Hay momentos en los que esa soledad nos va desgarrando el alma porque nada ni nadie puedo ocupar su espacio. Un besito

AROBOS dijo...

Bueno, pues aquí tienes unos cuantos ausentes intentando romper esa soledad.

El Naranjito dijo...

Menos mal que entre tus palabras no nos encontramos solos.
Grácias.

Juanma dijo...

Qué difícil escribir una sola frase.
Por lo demás, er Tato habló por mí.

Besos, muchos.

El Mirlo dijo...

La soledad no es buena. A veces paseando por las calles de una ciudad me doy cuenta de eso que has dicho. Todos son desconocidos y todos son ausentes. Nadie conoce a nadie. Pero creo que la soledad se puede llenar, hay que defenderse de ella, haciendo coas, buscando a la gente y no esperando que vengan a nosotros. Y no temer a la soledad. Saludos, Maile.

sevillana dijo...

La soledad de tener a gente a tu lado y sin embargo no encontrar a nadie.
Besos

carpediem dijo...

Hay momentos en los que nos sentimos solos....pero no recordamos que nos tenemos a nosotros mismos......
Una canción que habla mucho y bien de la soledad es la de Antonio Orozco...
"Es mi soledad la que me lleva a recordar lo que es la amarga pura y dura soledad..."
Un beso y gracias por seguirme....

impresiones de una tortuga dijo...

Éso es, como el amor, sólo quién lo probó.....lo sabe. Saludos.

Miguel Vivas dijo...

Me la apunto, sin duda, genial. Imposible precisar con mayor agudeza, besos y mordiscos.

jose luis dijo...

Primeramente: concuerdo plenamente con lo que dice Alfredo. Aqui estamos. Unos lejos y otros cerca, pero estamos y estamos plenos de alegria y satisfacción. Por las cosas maravillosas que nos escribes.Estamos pendientes de ti y no tardamos en responder. Eso; significa que nos llenas plenamente y las cosas que aqui decimos: nos salen desde el fondo de nuestros sentimientos. Siempre estamos prestos a halagarte y a mimarte con lo mejór de nosotros.
Aveces podemos estar rodeados de mil personas, pero nos sentimos mas solos que un hongo.
Tu no estas sola. Tienes a muchos que pensamos en ti siempre.
Tienes un interior muy hermoso y éso basta para que nos tengas a tus pies.
La soledad es: Una dama de lento andar, que merodea sin hablar. Dueña de un silencio y una ausencia perniciosa, con la que nos intenta doblegar.
No escuches su silencio. Escucha los gritos callados de los que bien estan dispuestos a mucho por entregar.
El amor y la amistad, tienen un silencio que emana calór. Por lo que no nesecita gritar.
Vuelvo a ser generoso e insistente, pero ahi le envio otro beso y esta vez: con efusivo abrazo y caluroso afecto. Tambien un sonrisa y un pedazo de espíritu como compañia.

prometeo dijo...

Lo peor es cuando la ausencia es conocida, y aún sabiendo que la conocemos, aún sabiendo que la ausencia aparecerá, seguimos llorando cuando vemos el sofá vacío, porque al fin y al cabo su ausencia es su presencia...gracias por arrancarme una lágrima de un modo tan sencillo, y no es una lágrima triste, es una lágrima que sabe que hubo cosas muy bonitas y esas cosas se reflejan en ella...

Menalcas dijo...

no hay mayor soledad que la que se siente cuando ya no sientes nada. creo que es de alejandro sanz

Liliana G. dijo...

Quizás el remedio sea disfrutar un poco más esa soledad y buscar un poco menos a los desconocidos, sólo quizás...

Me ha dolido de sólo imaginármelo. Excelente en su brevedad, Maile.

Besos, amiga.

José Luis dijo...

Buenísimo!!
Un abrazo, señora MAile!

maile dijo...

Señor TATO, a mi me sorprendió apareciendo mientras trabajaba. Duró apenas un momento pero su tristeza me ha acompañado durante unos días. Dejarla aquí solo fue una manera de compartir la carga.
Besos.


MARIA, y la de algún Domingo, algún Lunes, algún Martes…
Besos melancólica señora


ALFREDO, sé que están todos aquí, o ahí, en algún sitio, y no sabe como agradezco que el encuentro haya sido reciproco. Poderles leer, sus textos, sus comentarios o sus respuestas, me ha abierto una puerta que ni sabia que estaba.
Respecto al comentario que me cuenta, me temo que somos de la misma comparsa… los manazas. A mi me ocurre a menudo. Nunca se me ocurriría borrar un comentario a no ser que se ofendiera en el a alguno de mis invitados. Ni siquiera si buscara ofenderme a mí.
Pero vuelva usted a ponerlo, por favor, que me gustara leerlo.


FERNANDO, siento haberle entristecido, pero me alegra que lo haya compartido. Aun recuerdo su última entrada, de eso hace casi un mes… “Sin nadie que nos mire, ni nos comprenda, ni nos ame”. Y que conste que tuve que tirar de diccionario, que mi francés anda un poco oxidado.


BOHEMIO, nunca aprendemos del todo a vivir con ella. Es, de vez en cuando, intratable.


SU, sé que lo sabe bien. Alguna vez lo sentí en sus escritos


LOLA, quizás sean esas ausencias las que nos dan la certeza de su existencia, ¿no?


Señor ARO, ustedes no son ausentes, la que se ausenta soy yo. Gracias.


NARANJITO, ni yo con sus historias. Me hacen recordar las mías y siempre me arrancan una sonrisa.


Dulce JUANMA, qué difícil es escribir cuando en una sola frase resumes lo que sientes y no hay opción para añadir nada mas.
Ya sabe… a vuelta de correo, los míos.



MIRLO, lo que me asusta es conocer a los que me rodean y que, de pronto, me embargue esa sensación como de no saber ni sus nombres. No tengo miedo a la soledad física, hace mucho que me acostumbre a ella y no nos llevamos mal del todo, pero siempre hay momentos en los que me deja un sabor que no soporto.



SEVILLANA, si… ese “alguien” que debería aparecer cuando mas lo necesitas… como en los cuentos.


CARPEDIEM, creo que yo misma y yo nos conocemos tan bien, y nos llevamos tan mal…
Seguirla es un placer.


TORTUGA, usted ansia uno de esos días “para usted sola”, y yo podría regalarle alguno de los míos.



Mi querido MIGUEL, ya lo sabe usted, apúntela y se la queda. Para mí, sus mordiscos.



JOSE LUIS, que ustedes están ahí lo sé, y es una de mis mayores alegrías cuando abro el ordenador. Que comencé a escribir como terapia ya lo he dicho en alguna ocasión. Que descubrí que me gustaba también. Pero poco es comparable a la sensación que producen los comentarios. ¡Alivian tantas tristezas! Se que están ustedes ahí y, muchas veces, es lo único que rompe el silencio.
Me quedare con su beso, su abrazo y su sonrisa.



PROMETEO, cada día me da más miedo ese sofá vacío. Y cada día lo entiendo menos.



MENALCAS, quizás por eso me sigue doliendo, porque sigo sintiendo. Y prefiero, en ese caso, el dolor.



LILIANA, a mi también me dolió. Quizás la brevedad sea la consecuencia. Aprendí, porque la vida me obligó, a disfrutar de la soledad, pero sigue sin gustarme del todo.



JOSE LUIS, a mi me pareció magnifico su “mercado de almonedas”.





Besos y abrazos para todos. Nunca sabrán la gran compañía que suponen.

Sneyder dijo...

Muy inspirada la frase, la soledad siempre es cruel.

Un beso

Misk dijo...

Buenisimo!

Misk

Juanjo Almeda dijo...

El desconocimiento puede incrementar la sensación de soledad y su dolor.
Buena frase, la tuya, claro.
Un saludo.

maile dijo...

SNEYDER, MISK, JUANJO... gracias por sus comentarios. Disculpen que no correspondiera antes en mi agradecimiento, pero no habia visto que pasaron por aqui.
Me alegra que les gustara, y que me lo dijeran. La soledad duele asi un poco menos.
Gracias.

Emilio M. dijo...

Excelente... :) A veces somos contorsionistas de la palabra...

Un gran abrazo.