domingo, 25 de abril de 2010

Saber...

Cuanto más sé, cuanto mas aprendo, mas siento que me falta mucho por aprender.
Había olvidado el placer que supone no considerar que ya sepas lo suficiente. La vida nunca olvida la capacidad de absorber, cual esponja, todo lo nuevo que acontece a su alrededor.
Mañana será mi primer “examen final” desde hace mucho tiempo (y digo examen en el mas literal de los sentidos porque la vida te examina a diario… ¡mecachis!...), pero es que había olvidado lo que supone enfrentarse al “criterio” de alguien en concreto, con sus baremos, sus opiniones, y que tuviera la capacidad de evaluarme y considerarme “apta” para ciertas cuestiones.
Llevo tiempo estudiando después de años de no hacerlo mas que esporádicamente por algo que me resultaba curioso… Esta vez es diferente. Creo que he encontrado un mejor camino y no tengo intenciones de dejarlo a pesar de las opiniones en contra… trogloditas todas ellas, ¿qué si no?... me da igual.
Pero es que me siento viva. Esto me esta ayudando a sentirme con fuerzas para poder comenzar de nuevo. ¡Y a la edad que tengo! Que no es hora de ilusionarse, y lo entiendo. Pero no lo “quiero” remediar.
Si creen en “algún Dios”… recen por mi, que lo necesito. Estoy tan insegura de mí que no confío en poder sacar esto adelante por más que me sienta impregnada de nuevas sensaciones o esperanzas.
Horizontes nuevos se abren… la vida no acaba… la esperanza no muere… y no seria difícil imaginarme con la ilusión de los veinte años… o los treinta… o los cuarenta…

4 comentarios:

Er Tato dijo...

¿Cómo que no es hora de ilusionarse? ¿Acaso hay que hacerlo en horario de oficina? Que tengas mucha suerte, maile. Y que se mueran los feos.

Besos

MAMÉ VALDÉS dijo...

Muchiiiiisssssiiiiiimmmmma Suuueeeerrrrrtttteeee, un saludo

AROBOS dijo...

Con ese espíritu que se descubre detrás de tus palabras, seguro que consigues lo que te propongas. Ánimo y suerte.

Dyhego dijo...

¡Ánimo, MAILE; el que la sigue la consigue... y lo conseguirás.
Salu2.