martes, 24 de enero de 2012

Llegaré...

Legaré hasta ti cuando el frio del invierno haya helado cualquier atisbo de calidez en tu alma.
Llegaré hasta ti cuando los muros, engrosados a cada paso, se hayan convertido en la línea que derrota al gerrero más aguerrido.
Llegaré hasta ti cuando tus ojos ya no perciban mucho más allá de la última lágrima que aún tuviera fuerza para dejarse caer.
Llegaré hasta ti en el centro de un remolino de miedo y ruegos para no perder la razón.
Llegaré hasta ti cuando la fuerza de tus manos no sea más que un difuso recuerdo.
Llegaré y me sentaré a tu lado. Seré tu calor, tu lágrima y la única fuerza que impedirá que el último aliento te lleve de mi para siempre.

9 comentarios:

Dyhego dijo...

Eso sí que es amor, Maile.
Es bonito.
Saludos.

Menalcas dijo...

Como me gustaría que alguien me dijera algo así. un abrazo

Lola dijo...

Es el mejor momento de llegar...

MAMÉ VALDÉS dijo...

Un placer leerte y un gran saludo desde La Tacita de Plata.

maile dijo...

Si mi señor DIEGO, amor del que sabe esperar, o es esperado.
Gracias. Un beso.

maile dijo...

MENALCAS, a mi tambien me gustaria aunque espero que no tarde tanto. Mientras tanto sólo es lo que sale de mi.
Otro abrazo para usted.

maile dijo...

Querida LOLA, si... cuando lo único que queda es amor, que no es poco. Pero nos podemos pasar la vida esperando.
Gracias por pasar por esta humilde morada. Es un honor.

maile dijo...

Señor MAMÉ, un placer que venga. Y la Tacita... debe estar mas radiante que nunca, si es que eso es posible.
Gracias por dejarme entrar en su casa.

Cristofer dijo...

Hola cariño...
Cuenta entrega... eso se lee alentador.

Saludos.
Cristofer