martes, 31 de enero de 2012

Sensaciones


No me lleves aun al lecho.
Acércate y regalémonos toda la ternura
que nuestros brazos sean capaces de dar.
Coloca una mano en mi hombro
que yo descansaré la mía en tu cintura.
Abre tu pecho para que pueda inclinar
mi cabeza sobre tu corazón…
que sea tu regazo melodía en la que confíe,
donde todo tenga sentido sin merecerte siquiera.
Sin poner ni fecha ni hora,
encontrando nuestras huellas,
deteniendo la mirada en las caricias hasta caer rendidos.
Méceme entre la ilusión y la fortaleza de los suspiros
que llenan de color el silencio de mi realidad.
Llégame con el lenguaje del alma,
como un último suspiro,
sin distancias que hieran en noches azules,
saboreando en un segundo
la eternidad de una sensación
construida por un deseo y pieles que respiran
viviendo cada suspiro que atrapa un instante.
Lujurias de noche,
caricias en silencio,
vuelos del alma,
sensaciones de esperanza,
y un tiempo que se detiene.

sábado, 28 de enero de 2012

Silencio...

Mira el silencio.. te habla... entre las sombras de la luz... ¿lo oyes?
Te envuelve y te roza... cierra los ojos y podrás sentir como toca tu mejilla, como la caricia que regala el dorso de la tímida mano del amante secreto que sólo se deja ver cuando te encuentra a solas.. jardín del que dos sois los dueños... narciso, jazmín, flor de lino que madura su fruto recorriendo el tallo erguido hasta la oscuridad de tus raices.
Ladrón de toda fertilidad que te hipnotiza y te vacia... te desviste y contempla dese la sublime expresión de lo único, con el rostro absorto en aquello que toma sin ser propio...

martes, 24 de enero de 2012

Llegaré...

Legaré hasta ti cuando el frio del invierno haya helado cualquier atisbo de calidez en tu alma.
Llegaré hasta ti cuando los muros, engrosados a cada paso, se hayan convertido en la línea que derrota al gerrero más aguerrido.
Llegaré hasta ti cuando tus ojos ya no perciban mucho más allá de la última lágrima que aún tuviera fuerza para dejarse caer.
Llegaré hasta ti en el centro de un remolino de miedo y ruegos para no perder la razón.
Llegaré hasta ti cuando la fuerza de tus manos no sea más que un difuso recuerdo.
Llegaré y me sentaré a tu lado. Seré tu calor, tu lágrima y la única fuerza que impedirá que el último aliento te lleve de mi para siempre.

sábado, 7 de enero de 2012

...de verdad... pero no sonó el "click"...


Frente a ese cosquilleo, semejante al que a los quince años sentimos cuando notamos que el chico que nos gusta nos mira desde el otro lado de la clase, igual al que nos recorría el cuerpo ante la incertidumbre de nuestra primera cita, cercano al de esos cinco minutos antes de aquella entrevista de trabajo que tanto habíamos esperado, o a la entrega de las notas de fin de curso… frente a esto se sentó, casi como una sorpresa fatalmente esperada, la frialdad de la madurez, la sensatez de los años y, posiblemente, el egoísmo de la soledad.

Nada pude hacer, más que tomar la decisión de que mi obligación era seguir esperando que ese “click” que marca el principio, sonara algún día. No perder las esperanzas era necesario haciendo verdad el refrán que más de una vez evitó que un punto no fuese final sino aparte.

No pude decir que hubiera más decepción que aquella de la que yo misma era la fuente, esa que no me permitía sino poner trabas a todo lo que comenzaba, esa a la que no le importaban ni defectos ni virtudes pero que aún no encontró el resorte que la hiciera desaparecer, la que impedía y no elegía a nadie como voluntario para elevar el fondo hasta una altura que fuese accesible.

Las palabras no perdieron su magia y las caricias seguían siendo necesarias… los susurros permanecían atentos, los alientos se adormilaban bajo la almohada y el aire presumía de aromas conocidos… entonces ¿Qué fue lo que no ocurrió? ¿Qué no fue distinto? ¿Qué…?.

Amaneció igual que cualquier otro día. Lo intenté pero nada había cambiado, ni siquiera yo, y mostrar calidez sólo sería un ensayo más en una obra que aún no tenía diálogos.

En algún momento habrá un “click”.